Buscar
  • Dideas

Lo que pasas por alto, Big Data en la Gestión de Personas


En RRHH o Gestión de Personas siempre estamos con lo mismo, dándole vueltas, como si no hubiera otra cosa más importante: las personas, su rendimiento, qué valor aportan a la organización, si están alineadas con los objetivos y otras muchas cosas…

Pero, ¿Cómo se consigue esto?

Aunque muchas empresas exhiben la importancia del bienestar, no todas creen que este esfuerzo en que esto se amortiza y por lo tanto que sea necesario. En muchas ocasiones las organizaciones se basan en la cultura del miedo al fracaso para poder conseguir sus objetivos, en cambio otras se basan más en valores como la confianza y el empoderamiento de las personas.

¿Cómo reaccionan las personas frente a esto?

Las empresas que desean trabajadores más comprometidos y con mayor rendimiento, deben entender que para que esto ocurra, deben poner focalizar la importancia de la cultura organizacional en la parte emocional.

Hay una relación directa entre el bienestar y el compromiso, no solo con los resultados empresariales sino también con la productividad y rentabilidad. Está relación se da tanto se da en todos los niveles organizativos.

¿Qué tiene que ver las emociones de mi equipo con los resultados?

Mientras durante mucho tiempo las emociones han sido vistas como las personas de un grupo se sienten pasando a un segundo plano; pero realmente son datos, datos que realmente son relevantes y que nos importan. Estos datos nos informan de cómo las personas piensan y cómo comportan. Generalmente esta información se pierde, cuando realmente nos pueden servir para mejorar directamente la motivación, el compromiso y por lo tanto el rendimiento y beneficios empresariales.

Esa información la encontramos de diferentes formas aunque normalmente una de la más importante es la que pasamos por alto: la información no verbal. Gestos, conductas y comportamientos específicos, expresiones faciales, tono de voz o simplemente el lenguaje corporal, nos dan información vital de que es lo que pasa en nuestra organización.

¿Pero qué pasa con los mandos? A través de la comunicación no verbal también dan información al resto de empleados, dándose en muchas ocasiones incongruencias entre lo que dicen verbalmente y lo que demuestran que piensan no verbalmente. Los trabajadores interpretan toda esta información de sus jefes y responsables, que derivarán en diferentes comportamientos y actitudes en su trabajo.

Cómo sabemos, para poder tomar decisiones, debemos tener información para evaluar, tomar opiniones y por lo decidir.

Escuchar a los empleados de la empresa, nos va a dar la oportunidad de obtener información estratégica relevante a analizar para poder reorientar nuestros equipos de trabajo para obtener el mayor rendimiento y productividad basándonos en su satisfacción y bienestar.

Referencias: MIT Sloan Mangement Review Sigal Barsade & Frida Klotz


7 vistas

© 2019 Dideas S.L.   Aviso  Legal