Buscar
  • Dideas

La Gestión de los Riesgos Psicosociales


Empieza el año y ya estamos pensando en los proyectos y asignaturas pendientes que habría que abordar en el próximo 2020. Incertidumbre, volatilidad, cambios vertiginosos son algunos de los adjetivos que definen formas de trabajar en las organizaciones hoy; y parece que eso no va a cambiar a corto plazo.

A partir de esta situación la función de gestión de personas sigue luchando en muchos casos intentando demostrar la gran importancia estratégica dentro de la organización. A partir de aquí, siempre nos planteamos cómo podemos aportar buscando siempre nuevas fórmulas, nuevas tendencias, etc, con las que convencer para manifestar su relevancia.

Quizás nos estemos complicando más de lo debido, o al menos buscando soluciones complejas sin tener solucionados problemas de carácter más básico. Los sistemas de gestión del desempeño, por competencias y otros tantos, tienen su utilidad y eficacia demostrada, pero para que sean plenamente útiles debemos tener unos buenos cimientos en la organización sobre los que asentarlos.

Por otro lado, decimos siempre de que es vital el desarrollo de las Soft skills en las personas, especialmente en las que gestionan personas o tienen cargos de relevancia dentro de la organización. Es evidente que el desarrollo de estas habilidades supondrá una mejora del potencial de la organización, pero sobretodo nos ayudará a dotar de herramientas a la organización para hacer frente a un enemigo invisible que diariamente nos resta potencial: los riesgos psicosociales. Estrés, burnout, desmotivación y finalmente desconexión organizativa de las personas; y sus consecuencias absentismo, accidentes, rotación de personal, falta de compromiso y descenso del rendimiento. En resumen, aumento de los costes y disminución de los resultados.

La reflexión es ¿Puede una organización competir en el mercado con personas desconectadas de la organización? ¿Cuales es el coste real en la pérdida de competitividad?

Seguramente sea difícil y complejo de calcular el coste, pero lo que sí es evidente, es cómo se puede solucionar o mitigar.

  • No esconder el problema y hacer frente a la situación.

  • Crear un ambiente de trabajo propicio.

  • Dotar a las personas de herramientas para gestionar los riesgos psicosociales.

  • Y por último concienciación, concienciación y concienciación.

Estas son algunas de las soluciones que podemos encontrar, obviamente entre otras muchas. No es un camino sencillo, ni es fácil de implementar, pero a pesar de todo, lo que es seguro es que el beneficio superará al esfuerzo.

No debemos ver los riesgos psicosociales solo como un problema sino sobretodo como una una oportunidad de mejora y generar un cambio en la organización.


8 vistas

© 2019 Dideas S.L.   Aviso  Legal